Texto de Ramón Gaya sobre La muerte de Lucrecia de Rosales
     

Ramón Gaya en su artículo Exposiciones frente a un escaparate (Revista Nueva Cultura, junio-julio 1937) comparó un dibujo de Eduardo Vicente con La muerte de Lucrecia, de Eduardo Rosales. Transcribimos el texto:

“Magnifico dibujo este de Eduardo Vicente, y sin ser su mejor valor, por lo menos sin ser su más extraordinario valor la fuerza dramática, sino la finura, el delicado tacto con que ha sido representado un tema tan tremendo. Es un interior pobre; en el se comprende que mientras se colgaba de la viga de su propio techo a este campesino, alguien ha violado a su mujer, ahora muerta y tendida sobre la cama de hierro.

 
 
Eduardo Vicente: Pasaron los fascistas, dibujo de Los dibujos de la guerra, 1937.
 

Esa mujer que ha pintado Eduardo Vicente, sin parecerse lo más mínimo en su exterior a la mujer pintada por su tocayo en nombre y suelo, no puede sin embargo, dejar de recordármela. Me refiero a la Lucrecia, de Rosales. Pesa en una y otra mujer la misma sombra. Ya no sienten nada, es cierto; muertas -que es como aparecen las dos- ya no son nada ni nadie, pero hay en ellas todavía un algo como cenizas, cenizas de la vergüenza y del terror, cenizas que ni la muerte sabe disipar por completo. Sí, lo que sorprende en este dibujo -en esta pintura, debería decir- es que dentro del dramatismo, dentro de él y sin rebajarlo, hay una sensibilidad delicadísima y sutil. Y eso nos sorprende, porque son valores que han sido atropellados por casi todos con el afán de que sus obras resulten fuertes, desgarradas, trágicas, terribles.”

 

Luis Rubio Gil

mayo, 2005

   
Volver a noticias