De esta exposición se hicieron dos catálogos: Catálogo-guía y Catálogo General Ilustrado.

De los cuatro óleos y tres dibujos que figuraron en la exposición, en ambos se recogen los datos técnicos de las obras y una descripción. El Catálogo General Ilustrado reproduce solamente dos óleos y dos dibujos.

Información del Catálogo:

ROSALES (Eduardo)

Madrid 1836-1873. Discípulo de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, de D. Luis Ferrant y de D. Federico de Madrazo, continuando sus estudios en Roma a partir de 1855.

Óleos

 

141. Retrato de niña, de ocho a diez años de edad, de medio cuerpo, sentada en una butaca tapizada de damasco rojo. Su cabeza vuelta a la derecha y el pelo partido en dos trenzas con lazos azules; tiene las manos juntas, colocadas naturalmente sobre la falda. Lienzo. Dimensiones 0’75 x 0’60 m. Propietario: Marqués de Casa-Torres.

142. Cabeza de niña. Estudio. Dimensiones: 0’23 x 0’19 m. Propietario: Marqués de Casa-Torres

 
143. La Condesa de Santovenia, de unos doce años. Figura de pie, cuerpo entero y tamaño natural. Viste traje de amplia falda de raso color rosa vivo, adornado con encajes. Su brazo derecho dobla, apoyando la mano sobre la cadera. Descansa sobre este hombro abrigo negro, guarnecido de piel. Fondo de paisaje. Firmado “E. Rosales. 1871”. Dimensiones 1’63 x 1’06 m. Propietaria: Dª María Gayangos, viuda de Serrano.
 
144. La niña Carmen Manuel de Villena y Álvarez de las Asturias Bohorques, a los seis años. Cabeza vuelta a la izquierda. Ovalo. Firmado con jeroglífico. Dimensiones: 0’36 x 0’50 m. Propietaria: Condesa de Vía Manuel.
 
Dibujos
 
146. Retrato de su hijo. Cabeza casi de frente. Dibujo de lápiz negro, firmado y fechado en 7 de julio 1857. Dimensiones 0’155 x 0’23 m. Propietaria: Marquesa de Bermejillo del Rey.
 

147. Niña sentada. Parece ser el retrato de su hija. Dibujo a pluma sobre papel blanco. Estampilla: ”E. Rosales”. Dimensiones 0’13 x 1’11. Propietario: D. Félix Boix.

148. Retrato de su hijo muerto. Dibujo a lápiz negro sobre papel blanco. Firmado: “Rosales, 7 de julio 1857”. Dimensiones: 0’22 x 0’16 m. Propietario: D. Félix Boix.

 
 
   

Retrato de la hija de Carderera (nº 141)

Cabeza de niña. (nº 142)
 
El óleo nº 141, no reproducido, es sin duda la duda la obra que posteriormente se tituló: Retrato de la hija de Carderera (?). Su propietario sigue siendo el Marqués de Casa-Torres.

El óleo nº 142, no reproducido, sigue perteneciendo al Marqués de Casa-Torres.

Ambos óleos figuraron en la exposición Eduardo Rosales en las colecciones privadas (Ibercaja. Zaragoza. 2000) y se reproducen con el nº 19 (pág. 137) y con el nº 27 (pág. 145) respectivamente.

   
   

La Condesa de Santovenia (nº 143)

La niña Carmen Manuel (nº 144)
 
El óleo nº 143 viene reproducido en la lámina XLVIII. Hoy pertenece al Prado y fue adquirido para el Museo por la Fundación de Amigos del Museo del Prado, Caja Postal de Ahorro y Banco de España, en 1982. (nº 6712).
 
El óleo nº 144, viene reproducido en la lámina XLVI del Catálogo General Ilustrado. Tiene la particularidad de estar firmado con jeroglífico, que no es visible en la reproducción, pero incluye la ficha técnica de dicho catálogo. Propietaria entonces la Condesa de Vía Manuel y hoy, para mi, sin localizar.
 
 
Los dibujos, nº 146 y 148 fueron los que llamaron mi atención.
 

El nº 146, perteneciente a la Marquesa de Bermejillos del Rey, está firmado y fechado: 7 de julio de 1857. Se dice “Retrato de su hijo…etc.”. Se reproduce en la lámina XLVIII.

El niño representa 2 ó 3 años. En julio de 1857 Rosales tenía 20 años y por tanto su hijo debió nacer en 1855, año de la hemotipsis del pintor. No parece verosímil.

El dibujo nº 148 que no reproduce, desafortunadamente, el Catálogo Ilustrado es: Retrato de su hijo muerto firmado y fechado: Rosales, 7 de julio 1857, la misma fecha del dibujo nº 146. El retrato del niño vivo y del niño muerto coinciden en la fecha (?). Su propietario: D. Félix Boix. Ignoro su actual paradero. Creo que es un error del Catálogo al transcribir datos dados por los propietarios que son inexactos.


He rastreado las publicaciones de 1925 (mayo-junio) y no se hace alusión a estos dibujos. D. Carlota Rosales, hija del pintor, tenía en 1925, cincuenta y tres años y sus familiares vivos no recuerdan ningún comentario que pudiera aclarar este, para mí, enigma. 
 
El dibujo nº 147, es reproducido en la lámina XLVIII. El pie pone: Su hija Carlota. Su propietario D. Félix Boix. Gracias a la reproducción podemos localizar al citado dibujo que figuró en la Exposición que el Prado dedicó al pintor en 1973 y reproducido en la lámina XXX. Figuró con el nº 169 lo titula “Apunte de niña sentada”. Este dibujo fue adquirido a su propietario por la familia De La Herrán que en 1953 se lo regalaron a la biznieta de Rosales Dª Carlota Comba Santonja con motivo de su matrimonio. Los propietarios según el Catálogo de 1973 son los Sres. De Lagarón, apellido del esposo de Dª Carlota Comba a la que sigue perteneciendo. En los estudios introductorios a la Exposición de 1925 se puntualiza que el citado dibujo está realizado sobre el revés de un fragmento de receta firmado por Dr. Díaz Benito.
 
 

El interesante Catálogo contiene estudios de Antonio Méndez Casal, Joaquín Ezquerra del Bayo y de Julio Cavestany.

Reproducimos las citas sobre Rosales de los dos primeros.

”El retrato de Niño de España y en la pintura española.”. Artículo de Antonio Méndez Casal (pág 41).

“Cuando Rosales florece trayendo a la técnica y a la pintura española en general nuevos bríos y acentos de que tan necesitada estaba, sufría el arte del retrato su máxima decadencia, Rosales no logra el tono. No ha sido pintor de retratos. Veía demasiado el trazo, preocupábase en exceso de la manera, para interesarse en el ahondamiento espiritual del modelo. Ante una gran superficie de brillante raso, Rosales sentíase deslumbrado y concentraba toda la fuerza de su paleta en destacar la rica tela. Así, la cabeza, pasaba a la categoría de accesorio. Y en el arte del retrato, tal como hoy lo estimamos, la cabeza es la idea central, es el eje del cuadro, que exige subordinación a todo lo demás…”

Artículo de Joaquín Ezquerra del Bayo: “El retrato intimo” (pág. 52).

“…en lo que vuelvo a insistir es en el carácter de intimidad que les imprime al estar hechos muchos de ellos para recuerdo del mismo artista, que pone su alma en el trazo con que fija los rasgos del modelo querido. Así ocurre con el ejecutado por Rosales de su pequeña hija Carlota, empleando la tinta de escribir, sobre el revés de un fragmento de receta firmada por Dr. Díaz Benito.”

N. B.: Juan Chacón en "la Esfera" (22.08.1925) escribió un artículo, "Eduardo Rosales en Roma" en el que reproduce lo dibujos: nº 146 y como pie pone "Retrato de mijo / Dibujo de Eduardo Rosales" y el nº 147 con el pie "Retrato de mi hija / Dibujo de Eduardo Rosales". Rosales no tuvo ningún hijo varón ni en el matrimonio, ni fuera del mismo.

 

 

Luis Rubio Gil

junio, 2003