Estas tres hojas autógrafas de Rosales, escritas en italiano, parecen indicarnos que viajó a Asís o al menos que estuvo interesado en visitar la cuna de San Francisco.

Junto a este escrito se guardaba un sobrecito con “polvo del sepulcro del santo”.

Existe un óleo: “Francisco en oración”. (colección Particular).